Hunger hurts but starving works

sábado, 24 de marzo de 2012

.



Quiero volver, volver, volver!
Un deseo que arde de melancolía todos los días.
Todo podía ser un desastre pero ahí estaba yo, placidamente recostada a la madrugada con un par de manzanas microscopicas en mi estomago, coca zero, agua y chicles.
El orgullo a la hora de dormir, la tranquilidad a la hora de despertar. Un día menos, lo has logrado, ves? no es tan dificil. Quitarme la ropa y silenciosamente pesarme durante el día, comprobando mi comportamiento a traves de números que seguían disminuyendo. Café, leer, sonreír por la victoria del control personal.
Mi demencia se calmaba, algo estaba bien en todo el caos auto producido.
Ahora?
Ahora como por costumbre, porque mi cuerpo detecta a la comida como lugar seguro para tranquilizar la angustia. Antes de dormir me carcome la conciencia al contar una y otra vez la cantidad de calorías que he osado en engullir.
Al despertar ya sé qué pasará y directamente sé que comeré porque ya me he convertido en mi peor pesadilla.

Y mi mente delira cada vez más lejos de la realidad. Antes eran 43 como meta, luego 40 para mi viaje a París, luego 39. Hoy coqueteo con los 36 y tras verme en el espejo, ante el reflejo de mi cuerpo amorfo se me ocurre pensar que 35 no está tan mal.
Recuerdo cuando inicié el blog, pesaba 49 kilos y ya había bajado 13 de manera saludable. Fue en vacaciones cuando me pesé y vi el 50, había engordado 1 kilo.
Mierda! ahora tendré que bajar 10 kilos más
Aún antes de que me envolviera en todo esto, ya estaba en mi ese pensamiento. Siempre.
Destino, supongo.
Todo parece lejano y han pasado mil cosas en mi vida, desde viajes paradisíacos a crisis suicidas pero saben?
Me siento en el mismo lugar que cuando creé este blog hace ya 4 años.
Estancada en el ir y venir de los kilos odiados.

-

Intake
Madrugada: 5 galletitas integrales= 100
Desayuno: 3 galletas de arroz = 100
                 1 manzana = 80
                 1 capuchino light = 60
Almuerzo: 170 gramos de zanahoria cruda = 60
                100 gramos de pepino = 11
                100 gramos de tomate = 22
                1 porción de ketchup = 15
= 448

16 comentarios:

  1. Ay, cómo te entiendo! mirá, yo hace como dos meses que no me peso, me agarró como una fobia después una etapa de atracones... pero bajé de nuevo, me doy cuenta, y debo estar en 65 de nuevo. Llegué a pesar 90 kilos hace unos años, cuando se me fue a la mierda todo y era comedora compulsiva, casi (encima fue después de haber bajado un montón en otra etapa de restricción). Lo que te quiero decir es que cuando empecé a dejar los 90 atrás me propuse llegar a 57 kilos (mido 1.58) y un día, de la nada, me desperté queriendo pesar 50. Es increíble pero de verdad que desperté con el número dibujado en la mente, fue lo primero que ví al abrir los ojos... Después bajé unos 15 kilos más y me dije "mi meta será 47 kilos". Y por qué? porque se me metió en la cabeza ver un 4 delante y porque mi IMC sería el mínimo. No dije 49 porque me era muy cercano al 50, así que dije 47. Es una locura, no hay dudas.
    Y sí, te sentís prácticamente igual. A mí me pasa lo mismo con 80 ó con 60 kilos. Claro que no es lo mismo, más delgada tenés mejores días y es mejor, ni lo dudo. Pero de alguna manera seguís sufriendo porque si nunca te conformás, nunca vas a dejar de sentir lo que sentías antes. Es complicado.

    Un beso enorme :D

    ResponderEliminar
  2. Linda, olvidé decirte que voy a privatizar el blog. Si querés seguirme o comentarme mandame tu dirección a flynnsdarkside@hotmail.com así te invito a leerlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. QUE EMOCIONANTEEEE! Ya mismo te voy a agregar Male, tienes que estar pendiente de skype, a penas te llegue la petición de amistad, me avisas, ya me reconocerás!!
    Ojalá estés conectada ahora, hay mucho que adelantar <3

    ResponderEliminar
  4. de hecho acabé de enviarte la invitación :D

    ResponderEliminar
  5. es como i a nosotras no nos pasara el tiempo, envejecemos sí... pero por dentro seguimos siendo las mismas de antes, despues y de ahora.

    ResponderEliminar
  6. Estoy... bastante perdida.
    He perdido el control. Me siento dependiente, vacía y muy sola. Tengo miedo constante a que me abandonen porque sé que son lo único que me mantiene a flote. He intentado salir de todo esto, de la obsesión por la comida, de comer frutas y vomitar, de comer porquerías y vomitarlas también.
    Pero no funciona. He engordado, lo sé, y eso me atormenta. Pero me quema más la mente enferma que tengo.

    Os echo muchísimo de menos, Malenita, pero no tengo ni fuerzas para escribir.

    ResponderEliminar
  7. Tu entrada me hizo llorar Malena. Te pido permiso para utlizar el último párrafo para mi blog.

    Lo siento.

    ResponderEliminar
  8. Estancada en el ir y venir de los kilos odiados.
    Y he allí mi vida.



    <3

    ResponderEliminar
  9. A veces me pregunto si algo hubiera cambiado si mi vida hubiese sido de otra manera, pero la verdad es que estos pensamientos de "querer ser delgada y hermosa", siempre estuvieron alli. No creo que haya podido ser de otra manera. Era, como decis, el destino.
    A mi tambien me paso lo mismo: toda la vida quise pesar 50kg, y los tengo. Pero ya no es suficiente. Nueva meta, y veremos si cuando llegue eso me satisface.
    Es triste ver que tu vida pasa por los kilos. Que te acuerdes de algun evento y te venga a la mente lo que pesabas en ese entonces y lo mal que lo que pasaste por eso. Por eso, te aconsejo que disfrutes un poco mas tu cuerpo y tu vida. Porque corres el riesgo de cumplir 20 años, como yo, y ver que has gastado los ultimos 5 o 6 pensando en el peso y sufriendo por ello. Aunque he de decir que nunca he sido tan feliz como lo he sido desde que baje a este peso.

    Animos, hermosa!
    La vida es mas que esto.

    ResponderEliminar
  10. me pasa,, a veces caigo en cuenta de la cantidad de tiempo que paso desde que empece a preocuparme por todo esto.. y me veo ahora y sigo luchando...
    es como si nunca hubiera un final... a veces dudo que lo haya.. pero a veces tb. creo que las cosas pueden mejorar de alguna manera..

    ResponderEliminar
  11. "Estancada en el ir y venir de los kilos odiados." Creo que es lo que realmente nos mantiene vivas. Subimos, nos castigamos mental o fisicamente por la cantidad de calorías que ingerimos, con la perdida total de nuestro auto-control.. para luego tomar fuerzas y volver a tomar las riendas sobre nosotras mismas, volver a bajar y a sentirnos satisfechas, felices. Supongo que es un ciclo del que aun no logramos salir. (aunque no se si realmente queremos hacerlo)
    Un beso enorme Male!

    ResponderEliminar
  12. Ir y venir... ganar y perder como ser lo mejor y luego pasar a una mierda.
    Es el eterno retorno, jaja ¬¬

    ResponderEliminar
  13. Vaya que la ultima frase causo conmocion... Male filosofa.

    ResponderEliminar
  14. Es como moverse pero no... Ciclotimia, ciclotimia everywhere.
    No male, la de la foto no soy yo, en mis sueños seré así... en mi otro blog hay algunas fotos mías.


    Que raro, leí esto y me sentí como vos.
    Nosotras a veces dominamos la conducta natural de un ser: EL NO COMER, por eso es que a veces cuando ya no podemos más, vamos despavoridas a asaltar la alacena, para después volver a nuestro control.

    ResponderEliminar
  15. Años y años en esto...
    Yo tambien quiero esos días de vuelta, diblos, los necesito!!!!
    Me inspiraste Male!!

    ResponderEliminar